La aislación apropiada con Poliestireno Expandido (EPS) le evitará el gasto excesivo en combustible para calefacción, o de energía para refrigeración y ventilación, reduciendo notablemente sus costos de gas, electricidad o equivalentes.
Con el sistema de TECHO VENTILADO, podrá amortizar rápidamente su inversión inicial y reducirá la capacidad y el costo de los equipos de calefacción o de acondicionamiento de aire.
El sistema de TECHO VENTILADO proteje uno de los elementos más costosos y difíciles de reponer: la madera de su techo.
Al proveer una eficiente ventilación en sus capas interiores, permite que la medera se vuelva a secar, cada vez que por agua de condensación o filtración se haya mojado.
Previene la corrosión biológica, ataque de bacterias, hongos e insectos, que se producen cuando la madera se moja y adquiere contenidos de humedad superiores al límite de riesgo.


Aislación térmica en el muro exterior
Colocando placas de Poliestireno Expandido (EPS) en el exterior de la construcción, se consigue un óptimo aislamiento.
El sistema consiste en fijar al ladrillo las placas aislantes con un mortero adhesivo y recubriendo con revoque de dispersión armado con un tejido.
El armado de la capa de revoque, formada por bandas de tejido de fibra de vidrio, resistentes a los alcalis, absorbe las tensiones producidas por causa del material y las fluctuaciones de la temperatura en la fachada aislada.

Aislameinto de azoteas convencionales
La cubierta de un edificio es la parte que se haya sometida a los mayores esfuerzos por frío o calor, sequedad y humedad. La perfecta aislación térmica para una cubierta de este tipo, se lobra colocando placas de Poliestireno Expandido (EPS).
Previamente, se aplica una membrana asfáltica, que trabajará como aislante hidrófugo y barrera de vapor. Luego se colocan las placas de Poliestirano Expandido y más tarde, la cubierta de baldozas.


Muro de ladrillo hueco con aislación tipo sandwich