Es como una doble protección para los tejados.
Bajo teja, ofrece una enorme seguridad, al ser una doble protección.
Elimina las goteras, y aporta un nuevo sistema de impermeabilización de las cubiertas de tejas cerámicas, ya sean curvas o planas, y de las tejas de hormigón, solucionando los problemas que originan los cambios climáticos.
Permite que la cubierta esté continuamente ventilada, y ésta característica la diferencia de cualquier otro sistema de impermeabilización que debe ser pegado al soporte. La placa asegura la ventilación de la cara inferior de las tejas, garantizando su mayor durabilidad.
Es estable en su asentamiento y, por su composición, adaptación y flexibilidad, incrementa la estabilidad de las tejas por la adesividad que le procura su composición bituminada.
Es un magnífico aislante, no solo de la humedad, sino también del ruido y del frío o del calor.
En la renovación de tejados viejos ofrece ventajas, ya que se pueden reutilizar las estructuras existentes y las tejas viejas. Es elástico y se adapta a cualquier superficie, aunque esté deformada.

La instalación de Onduline/Techoline bajo teja es simple y económica.

• Se coloca la placa bajo las tejas, sobre los listones de madera (viejos o nuevos) o sobre soleras de cualquier tipo. Las placas se superponen lateralmente en una ondulación y se deja un solape de 10 cm en sentido longitudinal.
• Se fijan las placas con clavos (cabeza de PVC), 8 a 10 por placa. Sobre hormigón, con clavos acerados y arandela.
• Se colocan las tejas sobre el perfil ondulado de la placa.

Indispensable para las nuevas construcciones y para las restauraciones

| Volver | Continuar |