Al enfrentarnos con el problema de renovar un techo viejo y deteriorado de placa ondulada, se nos ofrecen dos opciones: desmontar y sustituir el techo antiguo, o bien, usar una sobrecubierta.
Antes de decidirnos por una de estas opciones, deberemos considrar cierto número de aspectos relacionados con el diseño, el costo y el medio ambiente, tales como:
•Los transtornos causados dentro del edificio durante los trabajos de renovación del techo.
•La selección de los materiales de cubierta de repuesto que se desea usar.
•La complejidad del techo, que incluye características tales como iluminación cenital, salida de humo, tubos de desagüe, etc.
•La compaginación de las características y del alcance de la nueva cubierta con la estructura del techo existente.

Renovación de techos viejos

| Volver |

 

•La capacidad de la estructura del techo actual para sostener el peso suplementario que involucra la cubierta.
•La mejora del aislamiento térmico y acústico del edificio.
•El riesgo al cual se expone el personal durante el manejo de los materiales y desechos peligrosos existentes (especialmente asbesto), de conformidad con las disposiciones de salud y seguridad del trabajo.
•Los aspectos económicos.
•El requirimiento de una capa subyacente al techo.

El sistema ofrece ventajas considerables, desde los puntos de vista, económico, como de diseño práctico, comparado con la sustitución del techo. En la mayoría de los casos, el uso del sistema de sobrecubierta Onduline, satisface los aspectos de diseño.
El sistema sobrecubierta Onduline ha sido desarrollado a nivel mundial. Es un sistema flexible, que se adapta prefectamente a una gran variedad de tipos de cubierta.
El sistema utiliza cubiertas onduladas, que aportan una cobertura extremadamente dura, flexible y liviana, prácticamente indestructible, pero fácil de instalar, incluso en techos curvos.
Todo esto, además de su precio relativamente económico, hace que Onduline sea el material ideal para sobrecubiertas.


El sistema sobre cubierta Onduline permite mejorar con facilidad las propiedades térmicas del techo. Esto puede lograrse desplegando un material aislante adecuado entre los listones de soporte. Por debajo del aislamiento, debe instalarse una barrera protectora contra el vapor, y debe tener ventilación.

Aplicación sobre distintas esturcturas